Impuestos, ¿Qué tanto sabes de tu tarjeta de crédito y el SAT? (Segunda parte)

¡Hola, de nuevo, Nulovers! Muchas gracias por sus comentarios al post de ayer y aquí les traigo algunos de los tips sobre impuestos y su relación con el uso de las tarjetas.
Para qué mentir. Hablar del SAT y de los impuestos pone a temblar a más de uno y esto ocurre básicamente por la desinformación que hay del tema. Entre las peores creencias, está aquella de que el SAT anda muy pendiente de cuánto gastamos y está deseoso de llamarnos a rendir cuentas.
Esto no es del todo cierto. Por ejemplo, si reciben un sueldo, seguramente como a mi, se les hace un hueco en el estómago al ver la cantidad de impuestos que la empresa nos descuenta en automático cada quincena. Ahí, en términos prácticos, ya cumplimos como contribuyentes y podemos utilizar nuestro dinero como queramos, sin miedo a que la autoridad tributaria nos toque un sábado por la mañana mientras desayunamos en casa.
El tema se pone un poco más complicado cuando trabajamos por nuestra cuenta. Aquí es básico que tengamos un contador y estemos al día en nuestras responsabilidades fiscales, ya que de lo contrario, sí nos podemos meter en algún problema de multas y recargos que nos puede provocar serios dolores de cabeza.
Hay que recordar también que a partir de este año, los bancos reportan al SAT cada vez que se realizan depósitos superiores a 15 mil pesos; sin embargo, esto no significa que no podamos usar nuestra tarjeta o realizar pagos de forma electrónica.
Como bien me explicaban los contadores, si lo que gastamos es congruente con lo que ganamos, no hay ningún problema con la autoridad fiscal, el problema es cuando estás cuentas no cuadran y no se notifica al fisco los ingresos extras.
Este tema, conocido como “discrepancia fiscal” tiene años de aplicarse en México por el SAT y lo que pretende es que haya concordancia entre lo que gastas y ganas.
La recomendación básica es que te mantengas al día como contribuyente, y por alguna razón recibes algún dinerito extra y estás obligado a declararlo la autoridad fiscal, ¡hazlo! Más que tener miedo, hay que informarse sobre las obligaciones fiscales.
¿Ustedes han tenido alguna historia sobre el uso de su tarjeta y el pago de impuestos? Nos gustaría mucho que nos compartan su experiencia.

10 Me gusta

Pues asi es Cuando me volví Emprendedor tuve que aprender a Facturar, Declarar y controlar mis gastos bancarios para evitar impuestos mayores

1 me gusta